lunes, 31 de enero de 2011

Egipto, Túnez y ‘los mercados’




Egipto, Túnez y ‘los mercados’


En un informe sobre Túnez de septiembre de 2010, el Fondo Monetario Internacional destabaca el “nuevo ímpetu para las reformas estructurales” que exhibía el Gobierno. Tres meses después, un joven desempleado con estudios universitarios se inmoló porque la policía le había quitado su venta ambulante de verduras y estalló una revuelta popular de dimensiones desconocidas en el mundo árabe. En la web del FMI, al pie del informe elogioso sobre los avances macroeconómicos de Túnez, un tal Rob Prince escribió hace unos días el siguiente comentario: “Muy bien, pero cómo explican ustedes la actual revuelta en el país? Algo falta en su análisis”.

No. No faltaba nada. El análisis era técnicamente impecable. El régimen, además de aplastar las libertades civiles con la aquiesencia de Occidente y saquear las arcas del Estado, estaba apretando sin contemplaciones el cinturón a los ciudadanos para garantizar los pagos a los acredores internacionales. Y la sociedad terminó por estallar. El 14 de enero, el dictador Ben Alí huyó del país. Cinco días después, mientras la muchedumbre seguía exigiendo en las calles una vida libre y digna, la agencia Moody’s empeoró la calificación de la deuda tunecina, de Baa2 a Baa3, y su diagnóstico pasó de “estable” a “negativo”. ¿El motivo? La “incertidumbre”. El viernes pasado, otra agencia, Fitch, también bajó de “estable” a “negativo” el estatus de Egipto mientras cientos de miles de ciudadanos reclamaban en las calles libertad y dignidad.

Un día antes, el 27 de enero, la tercera gran agencia, Standard & Poor’s dictaminó que las “inquietud política” podría extenderse a Argelia, Jordania y Marruecos. La agencia no cree que vaya a producirse una “ola de inestabilidad regional”, pero advierte de que los ratings de deuda de esos países están sufriendo una presión a la baja por algo al parecer más grave: porque los gobiernos “están tratando de moderar o prevenir el descontento popular con medidas para tratar de estabilizar o bajar los precios de los alimentos y los combustibles”. O sea, se están desviando de las recetas del FMI para intentar apaciguar a los ciudadanos.

Los análisis de las agencias de calificación y las revueltas en Túnez y Egipto simbolizan la brecha extraordinaria que puede llegar a existir entre las expectativas de los mercados y las de los seres humanos.

http://blogs.publico.es/versionlibre/335/egipto-tunez-y-los-mercados/

domingo, 30 de enero de 2011

VENTA DE CARGOS


Se venden:

- 132 regidurías por 143.000 ducados. Interesados preguntar por Felipe II.
- Veinticuatría de Córdoba por 2000 ducados, regiduría de Toledo por 1800. Pecios exclusivos de 1557.
- Cargo de Alguacil mayor de Sevilla por 160.000 ducados. Me lo quitan d e las manos (me dicen que el Duque de Medinaceli está interesado)
- Licencia Real para vender títulos de Medicina por 500 ducados.
- 12.000 vasallos de realengo por 660.000 ducados. Oferta exclusiva de su graciosa majestad Felipe III. Para la compra preguntar por el conde-duque de Olivares.
- Contaduría de unos por ciento de Sevilla por 71.500 reales
- Cargo de Guarda Mayor de los Millones de Sanlúcar por 60.000 reales. Preguntar por Carlos II.
- Cargo de Veedor del contrabando de Sevilla. Precio: de 1668: 150.000 reales.
- Cargo de Contador de las rentas reales de Cádiz, en venta por 160.000 reales.
- Nueva oferta de Felipe V: Venta de oficios municipales de la (antigua) Corona de Aragón.
- Varas del Santo Oficio a 1500 ducados. Interesados preguntar por Felipe IV.

miércoles, 26 de enero de 2011

Los Ciudadanos honrados de Zaragoza

Los “ciudadanos”, una élite política urbana*



Los ciudadanos honrados de la ciudad de Zaragoza, capital del Reino de Aragón, constituían una clase política que dominó la vida municipal de Zaragoza durante buena parte de la Edad Moderna. Además, controlar el poder en la capital el Reino significaba tener gran influencia y acceso a los resortes del poder en dicha entidad política, que a su vez se hallaba englobada en la compleja monarquía de los Austrias.
A pesar de no tener una fórmula jurídica precisa que los definiera, los ciudadanos llegaron a ser un grupo cohesionado, de gentes de un nivel económico alto con profesiones liberales relacionadas con la ciudad, que acapararon el poder municipal, defendiendo celosamente su independencia y poder, tanto del Rey como de intromisiones nobiliares. Ser ciudadano de Zaragoza otorgaba una serie de beneficios y privilegios, algunos de los cuales les acercaba a la nobleza, como el que les permitía ser infanzones si abandonaban los cargos municipales. Mientras que la nobleza aragonesa pareció tener tendencias más foralistas y de enfrentamiento con el rey, la ciudad de Zaragoza (odiada por sus privilegios en el resto del reino de Aragón) tuvo siempre la tendencia pactar con el rey que les concedía privilegios a cambio de la prestación de servicios (dinero). Esto no quiere decir que los ciudadanos zaragozanos no tuvieran sus diferencias con la monarquía, sobre todo en época de Felipe IV cuando hubo problemas con la insaculación de los oficios municipales.


*Fuente: JARQUE MARTÍNEZ, E. Zaragoza en la monarquía de los Austrias. La política de los ciudadanos honrados (1540 – 1650), IFC, Zaragoza 2007

lunes, 17 de enero de 2011

Fábulas de Monje. Por Guillermo Fatás

Artículo de Guillermo Fatás, Catedrático de Historia de la Universidad de Zaragoza, aparecido el domingo 16 de enero de 2011 en Heraldo de Aragón en contestación de un artículo (http://www.elpais.com/articulo/opinion/nacionalismos/abiertos/cerrados/elpepiopi/20110110elpepiopi_5/Tes
) aparecido en “El País”:

"Fabulas de monje"
Un conocido monje de Montserrat asegura que Cataluña creó los reinos de Mallorca y Valencia y les dio estatuto confederal. Pero basta con conocer los documentos apropiados para saber que no es verdad.

(...) en un artículo que firma como "historiador" asegura [el citado de “El País]
Yo: "Cataluña no hizo nada de eso, pues no estaba en su mano. Raguer adjudica a Cataluña decisiones personales del rey Jaime I y asegura (¡cómo no!) que la corona de Aragón era una "confederación", término poco feliz conceptualmente, porque una entidad políticamente confederada se caracteriza (y, más en el lenguaje de los nacionalistas), por nacer de poderes soberanos que pactan aliarse y se reservan su capacidad para separarse. Y eso fue algo vedado a Aragón, Valencia y Cataluña por ley positivamente promulgada por Jaime II. ¿qué confederación es esa que no puede existir sin tener como señor natural a un rey feudal de derecho divino con cuya voluntad debe concertarse? Hay que insistir: Cataluña no creó reinos ni confederaciones. Tampoco Aragón, naturalmente (...)
La creación del reino de Valencia y la de sus leyes constan plenamente como actos regios. Los documentos de Jaime I (Huici y Cabanes han publicado más de mil seiscientos) dicen como sucedió
El protagonista no es nadie más que Jaime I: él conquista el reino y le da las leyes por las que habrán sus gentes de regirse (1238): "Nos, don Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón y de Mallorca y de Valencia, conde de Barcelona y de Urgel, señor de Montpellier, teniendo presente a Dios (...) hacemos y mandamos (etc.)".
(....)
El rey menciona a una serie de consejeros de quienes dice haberse ayudado para legislar, entre los que destaca el arzobispo de la tarraconense, a media docena de "obispos de Aragón y Cataluña" (los de Barcelona, Huesca, Zaragoza, Tortosa, Tarazona y Vic), una docena de nobles (hay Urreas y Lunas) y próceres urbanos (...)
Allí no median cortes, ni parlamentos, ni Estados. Todo eso lo hace el rey, según señala (...)
Yo: No sé donde puede nadie ver, salvo despiste, ignorancia o dolo, a Cataluña en todo esto, y menos, en tiempos de un rey que hizo seis testamentos (1223, 1241, 1244, 1248, 1253, 1262) en los que repartió sus dominios como mejor le vino en gana: hasta cuatro lotes llegó a concebir, si bien situó a Aragón, y no a Cataluña, como herencia de su primogénito.
Hace un tiempo resumió bien el asunto Guillermo Pérez Sarrión, en términos breves y precisos. Más o menos así: la unión de las Casas de Aragón y Barcelona fue un pacto entre príncipes y se hizo bajo la preeminencia política de la Casa de Aragón; cuyo sucesor Alfonso II, rey de Aragón pasó a ser también conde de Barcelona, manteniendo su Casa real propia y los demás atributos de la realeza.
Desde entonces, la Corona de Aragón comprendió el principado de Cataluña; de modo que se llamó así, y no Corona de Cataluña. Y por eso los nacionalistas prefieren el inapropiado término confederación al de Corona.
No se puede cambiar lo que ya sucedió. Pero, si bien los hechos son inalterables, su narración no lo es.
Por eso es posible fabricar memoria, crear falsos recuerdos históricos. Y eso, fabular el pasado, puede hacerse sin querer o a posta, de buena o mala fe.
Incluso siendo monje de Montserrat, condición que no exime del error ni del sectarismo.

jueves, 13 de enero de 2011

Hispania. La leyenda (y tanto). II Temporada: misión en Roma





HISPANIA. LA LEYENDA (y tanto)
II Temporada. VIRIATO: MISIÓN EN ROMA

La primera temporada acaba con la épica batalla en la que Viriato vence presentándose con un estandarte romano ante la legión, la cual huye; y la muerte del jefe de Caura por un flechazo que dispara el general Marco sin que ninguno de los más de 2000 hispanos (mal) armados que allí presentes se lo impidan…pero esto tiene explicación: en realidad los hispanos querían librarse del abuelo para evitarse pagar una pensión que con esto de la crisis la cosa está muy mal, y ya de paso comprobar la destreza de Marco con el arco porque lo quieren fichar para las Olimpiadas, pro al selección hispana of course.
Tras esto Viriato y Paulo (Juan José Ballesta) se dirigen a Roma, vía Lusitania- Sagunto (el camino más corto según la propia serie) donde llegan y quedan un tanto perdidos porque aunque todos los caminos llevan a Roma una vez allí ¿Cómo encuentras el camino? Que Roma es muy grande. Así pues, entrando por la Vía Apia preguntan a uno que estaba allí crucificado, un tal Espartaco, que donde estaban Altea (hija de Viriato) y Nerea (prometida de Paulo, Ana de Armas) y les dice que Tito Pulo y Lucio Voreno les pueden ayudar. Se juntan a estos dos romanos que les consiguen una entrevista con el emperador…Cómodo. Este que estaba un poco loco reta a Viriato a un combate en el Coliseo, donde en una naumaquia Viriato mata a Cómodo, siendo este sucedido por Nerón. El nuevo emperador más dialogante le dice a Viriato y Paulo que Nerea y Altea fueron regaladas a Cleopatra y llevadas a Egipto. Nuestros protagonistas enfadados prenden fuego a Roma y echan la culpa a Nerón que a su vez culpa a los cristianos. El caso es que Viriato y Paulo se embarcan en Ostia rumbo a Egipto, en una trirreme capitaneada por un tal Ulises. Por causa de un temporal arriban a Atenas, justo cuando a Leónidas el faltaban 2 soldados para llegar a los 300. Enrolados en el ejército de Leónidas vencen a los persas en la batalla de Salamina. Tras esto, en recompensa, Leónidas da a Viriato un barco que les lleva a Troya. Decir que por el camino Neptuno se les aparece y el cuenta a Viriato que él es su padre, con lo cual, nuestro héroe lo es de verdad porque es hijo de un dios. Una vez en Troya contratan a un guía local llamado Jenofonte que por tierra les lleva hacia Egipto. Hacen una parada por el camino en un pueblecito con encanto llamado Belén donde cogen la última habitación libre en la única posada de todo el pueblo dejando sin ella a un hombre y una mujer embarazada. Tras esta parada técnica llegan a Alejandría donde Cleopatra que está muy contenta gracias a Marco Antonio, libera a Altea y Nerea. Todos juntos se van de vuelta a Hispania, desembarcando en Sagunto, por supuesto, que está siendo sitiada por Aníbal pero como este es enemigo de Roma como Viriato, les deja salir de la ciudad, Cruzando el interior topan con Numancia asediada por Escipión. Viriato, solidarizado con esos hispanos numantinos, mata a Escipión en duelo y arrastra su cuerpo alrededor del campamento romano. Tras estas aventuras por fin llegan a casa, a Caura. Allí Darío (el jefe de los hispanos tras la muerte de su padre) ya ah reclutado un ejército para enfrentarse a los romanos antes de que la nieve permita el paso de estos. El caso es que los romanos como vienen de Cartago se han traído elefantes. Para evitar el ataque de estos animales, Viriato que es muy listo libera a uno de ellos llamado Dumbo y lo convence para que en medio la batalla se pasen a los hispanos. De esta forma en la gran batalla final los elefantes atacan a los romanos y ganan los hispanos. En señal de gracias por la victoria Viriato funda una ciudad: Emerita Augusta. La temporada acaba con Paulo (J. J. Ballesta) gritando “!Por Hispaniaaaaa!!!!!” como no podía ser de otra manera.

Avance III temporada: incluirá naves espaciales.

sábado, 1 de enero de 2011

Feliz MMXI


Feliz año 2011

De nuevo, un año cargado de efemérides que conmemorar

1911 – 2011 Para mí quizás la más importante este año sea la del próximo 8 de febrero cuando se cumplirá el Centenario de la muerte del insigne aragonés Joaquín Costa, la cabeza más visible del regeneracionismo. Analizando la situación que criticaba Costa y la situación actual… ahora también necesitamos “regenerar” el sistema.
1811 – 2011. Seguimos con el Bicentenario de la Guerra de la Independencia y de la Revolución Liberal en España. Este año destacan: la batalla de Chiclana o de La Barrosa, el Primer Sitio de Badajoz (marzo), la batalla de la Albuera (mayo), el sitio de Tarragona (junio) o la abolición del régimen señorial por las Cortes de Cádiz (agosto).

1711 -2011. Hace 300 años la Guerra de Sucesión Española continuaba, en el marco peninsular prácticamente reducida a los territorios de Cataluña.
1411 – 2011 La Corona de Aragón seguía hace 600 años sin rey, los Parlamentos de Aragón, Cataluña y Valencia ya se habían reunido para ir buscando un sucesor a la corona. En el Reino de Valencia cundía la anarquía y corría la sangre a raudales.
711 – 2011 En verano del 711 Tariq con un importante contingente (unos 12000 soldados: 2000 árabes y 10000 bereberes) desembarcó en la Península Ibérica. Los musulmanes derrotaron al ejército visigodo del rey Rodrigo en la batalla de Guadalete (julio de 711).