lunes, 13 de junio de 2011

Llamadme idealista…



…llamadme iluso, llamadme como queráis pero no me voy a rendir porque no sé rendirme.
Hace casi un mes, un 15M salí a la calle. Aparqué momentáneamente el trabajo sobre “La historiografía española antes de su profesionalización. Escritores públicos y académicos en el siglo XIX” y fui al Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. Allí la plataforma “Democracia real ya” había convocado una manifestación con destino a la plaza del Pilar. Era escéptico, muy escéptico. Pero me pudo más mi indignación con la situación y la curiosidad de “igual por una vez en España se juntan más de dos personas y no es para ir de fiesta”. Fui y me gustó lo que vi. El que sería el “movimiento 15M” era pro aquél entonces un recién nacido pero ya se vislumbraba heterogeneidad y mensajes sensatos.
Dos días después las campadas brotaron como setas por las plazas españolas. Volvía ser escéptico. Me gustaba el fin pero no la formas. Aúna sí preferí el artículo 21 de la Constitución española 1978 a las órdenes de una Junta Electoral en manos de políticos alejados de la ciudadanía. Pasó una semana, los indignados aumentaron, aumentamos en número. Parecía la primavera de 1848 o la de 1968… soplaban aires “revolucionarios”… la “Spanish Revolution” decían. Asambleas multitudinarias, grandes concentraciones, un aire nuevo. Personas -que no mercancías- diversas, ideas heterogéneas, ciudadanos pensantes y no borregos domesticados… era un sueño y estaba sucediendo en España. Sí, me sentía orgulloso de ser español. Parecía que íbamos a cambiar el mundo.
El 22M voté… y el 22M arrojó unos resultados-…y he de decir que me decepcionó… a pesar del 40% de abstención que no sé qué significa –apoyan algunos al 15M, minoritariamente, mayoritariamente, no sé- … “apagar el fuego con gasolina” leí en las redes sociales… pus creo que sí. Sinceramente esperaba romper “el turno”… confiaba en partidos como IU o UPyD… pero el voraz bipartidismo, la ley electoral, y años –décadas, 2 siglos en sí- de desastrosa educación lo impidieron. Faltan ciudadanos.
Y es que pienso ¿acaso no es de pura lógica querer que nuestros políticos no sean corruptos? ¿acaso no es de lógica querer 1 ciudadano = 1 voto? ¿acaso no es de lógica querer acabar con los privilegios de los Privilegiados? De verdad no entiendo entonces el porqué de los resultados del 22M.
El caso es que fueron los que fueron. Y los acampados decidieron seguir. Unos días más, vale. Que se viera que el 22M era un episodio más “del turno” contra el que se protestaba Pero la cosa se alargó. La torpeza del Consejero de Interior catalán y la brutalidad desmedida de sus agentes reavivó las protestas.
Parecía que tras ese reavivamiento de las protestas, el 15M volvería a casa -temporalmente- en pleno apogeo. Pero no fue así. Cierto es, que muchos volvieron al trabajo, a la cola del INEM o a la biblioteca de la Universidad. En esta crisis – o esta estafa- hay que ganarse el pan, y no se puede estar haciendo la revolución permanentemente. ¡Ay! Pero hubo unos que se quedaron. Esos que desprestigian todo lo que tocan.
La Democracia esta secuestrada, el movimiento 15M también. Pero al igual que no me resigno a rescatar a la democracia, no me resigno a rescatar al 15M. Y nadie se debería resignar a ello. Si algo está mal hay que luchar por cambiarlo. Yo soy de los que prefieren la palabra “reformar” a la de “destruir”, soy de los que prefieren hablar de “ciudadanos” a “camaradas”, soy de los que prefieren objetivos concretos y viables a muchos inviables.
Por ello el 19J volveré a salir a la calle, por ello asisto a las asambleas universitarias del movimiento 15M. Porque yo no me rindo, me niego a rendirme. Ni quiero una Democracia secuestrada por políticos corruptos y banqueros especuladores (privilegiados de ayer y hoy) ni quiero un movimiento destinado a regenerarla en manos de “okupas” radicales, “perroflautas” vagos y “comunistas” que no saben ni quién es Marx. (Nóte4se que todos los mencionados llevan un adjetivo porque de eses grupos mencionados no todos son mala gente, hay de todo).


La foto es de Zaragzoa, antigua Caesaragusta. Seguro que también llamaron ilusos a aquellos legionarios romanos que se asentaron a las riberas del Ebro el cuál les destruyó su primer Foro. Ellos levantaron 6 metros el terreno y sobre ese neuvo solar erigieron el centro de Caesaragusta de nuevo.


Hace 203 años nadie daba un duro por Zaragoza, ni el propio Palafox... y el 15 de junio de 1808, los ciudadanos dieron una lección al imperialismo....