domingo, 28 de agosto de 2011

La Aljafería en el XVIII

La Aljafería, palacio andalusí, símbolo de la importante taifa de Saraqusta, palacio de los reyes de Aragón que dejaron su impronta como Pedro IV el Ceremonioso o Fernando II el Católico, sede de la Inquisición en la Edad Moderna, reformada por Felipe II y Felipe V no para defender Zaragoza sino para controlarla, punto defensivo en 1808 y 1809, cuartel... y actualmente una auténtica joya del Patrimonio zaragozano.

Curioseando por PARES (Portal de Archivos Españoles) he encontrado los siguientes planos y dibujos realizados en el siglo XVIII:



























































sábado, 6 de agosto de 2011

Cristo era un "indignado"

Se acerca la JMJ a la que miro como católico con mucho escepticismo.
Creo que Cristo estaría antes acampado con los indignados que gritando viva el Papa.
Y me ha dado por leer los Evangelios, dejo algunos pasajes con mis comentarios xD:


El Evangelio según San Mateo

Mateo 15, 4-7
“Porque Dios dijo: Honra a tu padre y a tu madre y el que maldiga a su padre y a su madre será condenado a muerte. Pero vosotros decís: El que diga a su padre o su madre: Lo que tenía para ayudarte lo he ofrecido al templo, queda libre de la obligación de ayudar a su padre y a su madre. Así habéis anulado el mandato de Dios con vuestra tradición. ¡Hipócritas!” Antes ayudar que comprar la salvación.

Mateo 19,30
“Muchos primeros serán los últimos, y los últimos los primeros”

Mateo 21, 12-14
“Jesús entró en el templo y echó a todos los que estaban allí vendiendo y comprando. Volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas, y les dijo: “Esta escrito: mi casa es casa de oración; pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones”. Se llegaron a él en el templo ciegos y cojos, y los curó” Contra especuladores, contra los mercados

Mateo 23, 1-7
“Entonces Jesús dijo a la gente y a sus discípulos: “Los maestros de la ley y los fariseos se sientan en la cátedra de Moisés. Haced y guardad lo que os digan, pero no hagáis lo que ellos hacen, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas e insoportables y las echan a los hombros del pueblo, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Hacen todas sus obras para que los vean los demás. Ensanchan sus filacterias y alargan los flecos del manto. Les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y en las sinagogas, ser saludados en las plazas y que los llamen ¿maestros!” Crítica a los políticos

Mateo 23, 13
“¡Ay de vosotros maestros de la ley y fariseos hipócritas, que cerráis el reino de Dios a los hombres! ¡No entráis vosotros ni dejáis entrar a los que quieren!”

Mateo 23, 23-26
“¡Ay de vosotros maestros de la ley y fariseos hipócritas que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descodáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe! ¡Guías ciegos, que coláis un mosquito y os tragáis un camello! ¡Ay de vosotros maestros de la ley y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera el vaso y el plato, pero por dentro están llenos de rapiña y codicia!” Descripción de los políticos


El Evangelio según San Marcos

Marcos 4, 24-25
“Les decía también: “¡Atención a lo que oís! Con la misma medida con que midáis seréis medidos, y se os dará con creces. Porque al que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará” No juzguéis sin conocer, las apariencias engañan. No son perroflautas etarras ni antisitemas vandálicos, son ciudadanos.

Marcos 6, 1-2, 4.
“Jesús salió de allí y se fue a su tierra acompañado de sus discípulos. El sábado se puso a enseñar en la sinagoga y la gente al oírlo decía asombrada ¿De dónde le viene a éste todo esto? Y se escandalizaban de él. Jesús les dijo: “Solo en su tierra, entre sus parientes y en su casa desprecian al profeta” ¿Qué de dónde le viene a éste todo esto? de Rubalcaba joder, de Rubalcaba ¿En Nazaret no leían la Gaceta o veían Intereconomía o qué?

Marcos 10, 21, 23
“Jesús lo miró con amor y le dijo: “Te queda una cosa que hacer; Anda, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo” Esto lo hacen los bancos al revés.

“Jesús miró alrededor y dijo a sus discípulos: “¡Qué difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!” El Papa, muchos obispos, y más de uno del PP o el católico de Bono ya no entran.


El Evangelio según San Lucas

Lucas7, 49
“Pero el que escucha mis palabras y no las pone en práctica se parece al que construyó una casa sobre la arena, sin cimiento; chocó el río contra ella, y rápidamente se arruinó y cayó totalmente” En realidad está hablando de gran parte de la Iglesia actual.


Lucas 7, 41-42, 47.
“Un prestamista tenía dos deudores; uno el debía diez veces más que el otro. Como no podían pagarle, se lo perdonó los dos” Lo que nunca hacen los bancos.

“Por lo cual te digo que si ama mucho es porque se le han perdonado sus muchos pecados. Al que se le perdona poco ama poco”

Lucas 10, 30 -37
“Jesús respondió: “Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó entre ladrones. Que le robaron todo lo que llevaba, le hirieron gravemente y se fueron, dejándolo medio muerto. Un sacerdote bajaba por aquél camino, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Igualmente un levita que pasaba por allí, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, al verlo se compadeció de él, se acercó, le vendó las heridas echando en ellas aceite y vino. Luego lo montó sobre su cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacó unos dineros y se las dio al posadero, diciendo: Cuida de él y lo que gaste usted de más yo te lo pagaré cuando yo vuelva." ¿Quién de los tres te parece que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? “
“El que se compadeció de él” Jesús le dijo: “Anda y haz tú lo mismo”.

Lucas 17, 7-10
“¿Quién de vosotros, que tenga un criado arando o pastoreando, le dice cuando llega del campo: Pronto, ven y siéntate a la mesa? Más bien le dirá: Prepárame de cenar, y ponte a servirme hasta que yo como y beba. ¿Tendría que estar agradecido el criado porque hizo lo que se le había ordenado? Así también vosotros, cuando hayáis hecho lo que se os haya ordenado, decid: Somos siervos inútiles: hemos hecho lo que debíamos hacer” Si haces lo que debes siendo injusto, eres un inútil, rebélate.

Lucas 18, 10-14
“Dos hombres fueron al templo a orar, uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, de pie, hacía en su interior esta oración: Dios mío, te doy gracias porque no soy como el resto de los hombres ni como ese publicano, yo ayuno dos veces por semana y pago diezmos de todo lo que poseo. El publicano por el contrario, se quedó a distancia y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: Dios mío, ten compasión de mí, que soy un pecador. Os digo que este volvió a su casa justificado, y el otro no. Porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado” De estos fariseos habrá muchos en la JMJ.

viernes, 5 de agosto de 2011

Contra el terrorismo financiero






"Contra el terrorismo financiero

La extraordinaria subida de la prima de riesgo española y de otros países aún más cercanos al corazón de la vieja Europa nos pone al borde del límite de lo que la ciudadanía no debería consentir.

Nada ha cambiado en España en los últimos días –salvo la celebración de nuevas subastas de deuda pública, claro está– que haya podido dar a entender a “los mercados” que la situación de nuestra economía es peor que hace unas semanas y que, por tanto, justifique una subida en el tipo de interés que debamos que pagar para financiarnos. Se trata, tan solo, de nuevas operaciones de casino que apuestan sobre seguro, provocando ellas mismas los resultados que más les convienen a inversores que, por supuesto, no albergan ninguna preocupación acerca de lo que suceda en la economía real, en la vida de la gente, sino en cómo mejorar sus posiciones de apuesta para ganar más dinero.

Cuando los bancos que habían provocado la crisis que estamos viviendo necesitaron financiación, los gobiernos y el Banco Central Europeo no dudaron en acudir en su auxilio, en una ocasiones, porque decían que eran “demasiado grandes para dejarlos caer” y, en otras, porque había que “salvar al sistema financiero”. En ello se gastaron varios billones de euros; más de 800.000 millones sólo en Alemania y Francia.

Sin embargo, cuando fueron los estados los que necesitaron financiación, fundamentalmente como efecto de la crisis que habían provocado los bancos, aunque en mucha menor medida, en lugar de recibirla en las generosas condiciones en que lo obtuvo la banca, tuvieron que ponerse en manos de esta. Y, gracias a ello, los bancos no sólo levantaron de nuevo cabeza, prestando a tipos cinco o seis veces más altos el dinero que recibían al 1% del Banco Central Europeo, sino que así pudieron poner contra las cuerdas a los gobiernos y exigirles nuevas reformas liberalizadoras como condición imprescindible para salir de la crisis, cuando, en realidad, fue la generalización de ese tipo de medidas lo que la provocó.

Los gobiernos, y en concreto el español, vienen diciendo a la ciudadanía que para acabar con esta situación hay que contentar a los mercados y que para ello es inevitable llevar a cabo las reformas que se les exigen y que, en gran parte, ya se han aplicado: del mercado de trabajo y de las pensiones, privatizaciones de empresas públicas y, pronto, de servicios públicos esenciales. Pero estas recetas se han revelado como una gran mentira, como evidencia el que ni estén produciendo los efectos beneficiosos sobre la economía con que se justifican, ni logren detener los ataques especulativos contra nuestra deuda.

Tratar de hacer frente a una situación que el propio presidente de la Junta de Andalucía calificó de “terrorismo financiero” cediendo a la extorsión, como está haciendo el Gobierno socialista, es algo peor que una simple ingenuidad. Las reformas que ha llevado a cabo sólo han servido para debilitar aún más la capacidad de generación de empleo e ingreso de nuestra economía y, al frenar la recuperación y el crecimiento de la actividad, terminarán encareciendo aún más la deuda pública a medio y largo plazo, convirtiéndose esta dinámica en un círculo vicioso que lleve a la ruina a los propios estados, a sus servicios públicos esenciales y, por ende, a toda la ciudadanía.

Al terrorismo financiero que está destrozando economías enteras no se le puede combatir con sometimiento, sino con firmeza y decisión, defendiendo la economía que crea empleo, riqueza y bienestar y cortando las alas de los capitales especulativos.

Europa tiene medios para lograrlo.

Debe garantizar que los estados dispongan de financiación adecuada a través del Banco Central Europeo, negociando para ello las condiciones que le permitan generar ingresos y no destruir sus fuentes, como ha venido sucediendo. Es una ignominia inaceptable que se preste al 1% a bancos irresponsables y que se obligue a que los pueblos tengan que hacerlo incluso al 10%, como está ocurriendo en algunos casos.

Además, Europa debe establecer impuestos y tasas sobre las transacciones financieras especulativas que las desincentiven en la mayor medida posible.
Y Europa tiene también la obligación moral de establecer controles de capital para impedir que financieros sin escrúpulos sigan poniendo en juego el futuro de la Unión Monetaria, la estabilidad económica y social y el bienestar de sus ciudadanos.

Pero ni España ni el resto de países europeos pueden esperar a que todo se resuelva en Bruselas. Se equivocarán una vez más este Gobierno y los partidos políticos que lo apoyen si vuelven a recortar derechos sociales creyendo que así disminuirá la voracidad de los mercados. Volveremos a ir todos a peor, salvo la banca y las grandes empresas.
En una democracia real, las personas son las verdaderas depositarias de la soberanía nacional y, por tanto, deben constituirse en protagonistas de las decisiones políticas que se toman, como actores y como beneficiarios principales. Si viviésemos en esa democracia real, y los ciudadanos supieran de verdad lo que está pasando, no consentirían el tipo de terrorismo que se está practicando, ni la complicidad de los gobiernos. Y por eso creemos que es fundamental que los movimientos sociales y las organizaciones políticas, sindicales y ciudadanas de todo tipo hagan el máximo esfuerzo para informar, concienciar y movilizar a todas las personas que, con independencia de ideologías o de posiciones políticas, simplemente se indignen y reaccionen ante la injusticia y la irracionalidad que se nos está imponiendo.

Juan Torres López
Comité Científico de ATTAC España
Carlos Martínez García
Promotora Estatal de Mesas de Convergencia
Francisco Jurado
Democracia Real Ya "






"RUTH TOLEDANO
¿¿¡¡Perdón!!??

"Con estivalidad y, sin duda, con alevosía, se producen en Madrid unos episodios policiales de los que un Estado de derecho debiera dar posterior cuenta a la ciudadanía y cuyas responsabilidades directas sería de ley depurar. La alevosía la damos, fatalmente, por hecho al referirnos a las actuaciones de ciertos cuerpos, en particular si son los de Seguridad; con la estivalidad, sin embargo, querrían haber contado quienes los han agitado, quienes los han soltado a las calles y azuzado contra los que habrían de ser sujetos de su protección, sin tener en cuenta que la indignación no es estacional y que, si bien Madrid está medio vacía, el vaso del cabreo está a rebosar. Acaso ustedes, señores del Interior, esperaban que todo el mundo estuviera en la costa, y se han encontrado con indignados de guardia: hay cosas y personas que no se van de vacaciones.

¿Quién ha decidido que se desaloje a pisotones la acampada en el paseo del Prado y se destruya el pactado puesto informativo en una Puerta del Sol que nos pertenece y que ya es símbolo mundial de un nuevo sistema? ¿Quién, que se cierren por la fuerza los accesos a la plaza, en una actuación insólita de la que hasta un sindicato de policías cuestiona la legalidad? ¿Quién ha tomado la decisión de echar el cierre a los comercios de la zona -Ignacio Lario, quizá, presidente de los comerciantes, que exige indemnizaciones multimillonarias y alienta cargas policiales-? ¿Quién ha dado la orden de que los antidisturbios actúen con una agresividad desproporcionada frente a la naturaleza del objeto de su violencia? ¿Camacho y Gallardón? ¿Rubalcaba (¿dónde está Zapatero?)? ¿También Rouco Varela?

Porque a la alevosía y a la estivalidad de la operación hay que unirle una indignante vaticanidad, pues a pocos escapa que esta operación tiene, con la llegada a Madrid de Ratzinger, una relación inversamente proporcional a la limpieza que los mossos perpetraron en su día en la plaza de Cataluña de Barcelona, supuestamente por un encuentro futbolístico: si entonces supimos que nada tenía que ver con el fútbol y sí con la represión del 15-M, ahora sabemos que la del movimiento en Madrid se realiza porque el papa-móvil va a pasar por aquí. Pero, ¿esto qué es?, ¿qué pretenden ustedes? Mientras los indignados solo hacen uso del espacio público para protestar contra los sistemáticos abusos del poder establecido; mientras se sientan en el suelo para celebrar en asamblea el encuentro de su conciencia, de su unión, de su voz y de su voluntad, quienes llevan las riendas de la caballería deciden sofocarlos para abrir paso al jefe de un Estado ridículo en su mismidad, culpable de crímenes que no se le permitirían a una república bananera.

Esos poderes públicos que abusivamente representan los gallardones, camachos, rubalcabas y roucovarelas de turno parecen no poder comprender que a su anciene régime le quedan dos telediarios que ya nadie ve, pues la información veraz fluye por otras redes. No comprenden que nuestra era ya no lleva su nombre porque es, será, la de Anonymous. O sí: lo comprenden y actúan desde la desesperación que produce el sentirse y verse acabados.

No se dan cuenta de que agonizan precisamente por actuar así, por reprimir, por ser violentos, por ejercer abuso de su poder. Necios. ¿Millones de euros del dinero público para recibir al Papa? ¿De un dinero público que, sin embargo, no puede cubrir las prestaciones sociales de este país, sumido en los recortes que conlleva una profunda crisis? Si Jesucristo levantara la cabeza enfurecería con tales mercaderes. ¿Millones de euros para recibir a un tipo homófobo y en connivencia con peligrosos pederastas? ¿Estamos locos o qué? Y para llevar adelante este escándalo sacan sus escuadrones a la calle, en una suerte de razzia a favor de Ratzinger que ofende a los limpios de corazón y a los indignados con razón. Belicosos. ¿Que la ciudadanía no puede tomar la plaza para tratar de desfacer vuestros graves entuertos pero vosotros podéis instalar 200 confesionarios en el Retiro? ¿¿¡¡Perdón!!?? ¿Confesionarios? ¿Pero estáis de broma o qué? Provocadores."

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Perdon/elpepiespmad/20110805elpmad_3/Tes

martes, 2 de agosto de 2011

No más políticas de apaciguamiento

En el periodo de Entreguerras (1918 – 1939) Europa vivió una crisis económica, política y social que vio el auge del los fascismos que se hicieron con el poder en Italia, Alemania… El orden europeo se vio desestabilizado por la política agresiva y expansionista de la Alemania nazi dirigida por Adolf Hitler. Las potencias más democráticas del momento eran Francia y Gran Bretaña que vieron con temor este avance del nazismo. En Gran Bretaña gobernaba como primer ministro Chamberlain que ante esta complicada situación decidió optar por la “política de apaciguamiento” un bonito eufemismo de “dejar hacer a Hitler, ya se cansará”… pero no se cansó. Chamberlain creía ingenuamente (no podía saber lo que nosotros sabemos que pasó) que si se dejaba a la Alemania de Hitler expandirse (justificado por el injusto Tratado de Versalles) se evitaría una segunda guerra mundial (que podía acabar con el imperio británico). Así pues Gran Bretaña arrastró (mediante chantaje) a Francia en esta política de apaciguamiento de Hitler. Así Austria, Checoslovaquia, España… cayeron bajo las fauces del fascismo.. y luego fue Polonia. Fue entonces cuando Gran Bretaña y Francia se tuvieron que enfrentar a una Alemania nazi crecida por no pararla a tiempo. El resultado una larga y cruente Segunda Guerra Mundial.

Ahora estamos en 2011, lejos de aquella coyuntura, pero tenemos otra coyuntura de crisis económica y política. Los estados europeos han adoptado una política de apaciguamiento, basada en recortes, para calmar a las agencias de calificación y los “mercados”. Así además de los duros recortes a la ciudadanía, la UE ha dejado caer a Grecia, Irlanda, Portugal… y ahora están a punto de ser hundidas Italia y España.
La política de apaciguamiento con Hitler fue un error desastroso, la política de apaciguamiento (de recortes) con las agencias de calificación y cía. también. Su ambición no tiene límites. ¡Basta ya!