sábado, 31 de diciembre de 2011

31 de diciembre ...de 1808

"Reunió, a ese efecto, casi toda la guarnición cerca de las puertas y el 31, a las ocho de la mañana, hizo una salida formidable con siete u ocho columnas, bizarramente mandadas, sobre toda la línea de la orilla derecha. A pesar del atrevimiento e impetuosidad de su ataque, fueron por todas partes rechazadas a la bayoneta. Una hora después les ordenó otra carga, cuyos más perseverantes esfuerzos obraron sobre la paralela del falso ataque, enfrente del castillo de la Inquisición. No pudo penetrar, pero su caballería tuvo más éxito, pues cayó de improviso sobre uno de nuestros puestos aislados que no habíamos cuidado de atrincherar y lo deshizo. Palafox se apresuró a exagerar este éxito para excitar el ánimo de los sitiados"

L. F. Lejeune.

"Viendo nuestro general que los franceses en tantos días que estaban en las inmediaciones de la ciudad se iban acercando y maniobrando demasiado según la construcción de sus obras, determinó que saliesen nuestras tropas a medir sus fuerzas con los enemigos, a cuyo fin mandó esta arriesgada acción al brigadier D. Fernando Butrón, el que, dando las más activas providencias, logró una excelente derrota que dio mucho honor a nuestras tropas y horror al enemigo. La acción fue con los que estaban hacia el Castillo, a los cuales saludaron los nuestros con una descarga que no hay muchos ejemplares, y habiéndola sufrido con la mayor serenidad, hicieron prodigios de valor, pues lograron que los valientes soldados del norte fuesen batidos completamente en el Campo del Sepulcro, pidiendo pasarse a nuestras armas muchos soldados que, viéndose perdidos, no tuvieron otro recurso que rendirse prisioneros, pero conociendo los nuestros que eran muchos para irlos recogiendo, y que vendrían otras columnas a su socorro, la caballería nuestra que salió a la ocasión acabó con ellos, dejando muchos muertos en el campo y recogiendo los caballos que quedaron para nuestro ejército. Este día fue uno de los mas gloriosos de la campaña, en la que se distinguieron muchísimo todas las tropas así de infantería como de caballería, en cuya honrosa memoria mandó S.E. llevasen cuantos se hallaron en ella una cinta encarnada al pecho, lo que se hizo saber mediante proclama. La ciudad de llenó de alegría al ver la bizarría y denuedo de nuestra tropa, y se enardeció nuevamente a favor de la justa causa, teniendo la satisfacción de haber finalizado el año con una acción tan gloriosa, esperando de nuestro Dios por medio de nuestra patrona María Santísima del Pilar, aniquilar en breve a nuestros enemigos, y poner en su trono a nuestro católico monarca Fernando VII."
Faustino Casamayor