miércoles, 2 de enero de 2013

Los Miserables

Parece que están de moda.

Y no porque a todo el mundo le haya dado por leer la novela de Víctor Hugo (para ser sincero yo tampoco la he leído) sino por el reciente estreno de la última versión cinematográfica de Los Miserables, si más bien es una película-musical basada en el musical basado en al novela homónima.

Por todo ello voy a dejar aquí algunos delos vídeos de la película, el musical  misereries etc que se pueden encontrar por youtube:




















martes, 1 de enero de 2013

1 de enero de 1820. Historia de una Constitución, II parte.




Nacida un 19 de marzo de 1812 en la ciudad de Cádiz, la Constitución de la Monarquía Española fue vilmente asesinada un 4 de mayo de 1814 por Fernando VII, su decreto declarándola “nula y de ningún efecto”, y los militares como Francisco Javier Elío apoyaron su golpe de estado y la posterior represión. Fallecía así una Constitución liberal avanzada en comparación al resto de Europa.

Tras seis años de feroz absolutismo, como nunca se había visto en España, pues Fernando no respetó ni siquiera los planes de los 69 “persas” que en 1814 habían criticado la Constitución pero pedido al rey la convocatoria de Cortes estamentales, y varias intentonas revolucionarias acabadas en desastre, parecía que la Contrarrevolución había triunfado sobre la Revolución… pero ni los más acérrimos absolutistas podían hacer tabla rasa de lo sucedido entre 1808 y 1814, ni obviar los vientos que corrían por el mundo, ni huir de la penosa situación de aquella Monarquía aún de ambos hemisferios.

El 1 de enero de 1820, cuál Lázaro, la Constitución resucitó. Aquello que parecía milagro, fue obra en primera instancia de un militar liberal, Rafael de Riego. Éste se encontraba al mando de tropas que iban a destinarse a las nuevamente consideradas colonias (parte de la Nación con la Constitución) para sofocar la rebelión contra el rey. Confiando en que la Constitución sería la panacea para todos los males de la Patria, Riego se pronunció contra el despotismo y volvió a hacer a los españoles de ambos hemisferios Ciudadanos. Al mando de su tropa y al grito de “¡Viva la Constitución!” recorrió durante más de dos meses las ciudades y pueblos de Andalucía.


El movimiento constitucional parecía iba a consumirse cuando, en marzo, un movimiento juntista  de varias ciudades - A Coruña, Zaragoza, Málaga...- se elevó a favor de la Constitución. El 7 de marzo de 1820, Fernando VII viéndose acorralado firmó un decreto por el que aceptaba la Constitución. Se iniciaba así el Trienio Constitucional.



En esos casi tres años en que estuvo nuevamente vigente la Constitución de Cádiz, el liberalismo comenzó su escisión entre moderados y avanzados, y al ponerse en práctica el texto constitucional algunos intentaron llevarlo más allá, radicalizándose con intenciones democratizadoras. Eso dio alas a un absolutismo interno que en julio de 1822 intentó un golpe de estado, frenado por la heroica Milicia Nacional. El rey, que nunca aceptó la Ley Suprema no paró de conspirar, y finalmente consiguió que en el Congreso de Verono las potencias absolutistas aprobasen el envío de un ejército extranjero, los Cien Mil Hijos de San Luis -enviados por Luis XVIII de Borbón, rey de Francia-,  a España con el fin de destruir a los liberales. De esta forma un ejército francés invadía nuevamente la Penísnula pero trayendo esta vez la Contrarrevolución en vez de la Revolución. Refugiado en Cádiz, bastión liberal, el gobierno con el rey, tras la batalla del Trocadero, decidieron negociar. Confiaron al rey tamaña misión y este les traicionó. La Constitución de nuevo a la tumba el 1 de octubre de 1823, los liberales exiliados, encarcelados o asesinados. Y Fernando VII convertido en el rey felón.



Pero no sería este el fin definitivo de aquella obra legislativa de 1812…