viernes, 30 de mayo de 2014

"El Estado del Bienestar ó la muerte"*

Estado del Bienestar: pasado y futuro. Porque podemos

En los años 30 del siglo XX ante las desigualdades sociales, la crisis económica y las tensiones políticas derivadas de la Gran Guerra Europa se encaminaba hacia el abismo que desembocaría en el ascenso de los totalitarismos, siendo especialmente peligroso el del nazismo alemán por sus ideas imperialistas que desembocaron en la Segunda Guerra Mundial.
La ausencia de Estados del Bienestar fuertes había sido una de las causas de toda esa desigualdad social, de que esa crisis económica golpease a las clases medias y a la clase obrera, y sociedades enteras sufrieron tensiones que desembocaron en el fascismo en gran parte de los países. La desesperación es caldo de cultivo perfecto para los extremismos. Las soluciones autoritarias de derechas/fascistas devoraron los países europeos, las democracias cayeron cual castillo de naipes: la Italia fascista, la Hungría de Horty, la Austria de Dolffus, la Alemania nazi, la España de Franco, la Grecia de Metaxas, la Francia de Vichy...
Fue tras el fin del conflicto mundial, cuando todos los países democráticos, independientemente del color de sus gobiernos,  implantaron aquello que se llamo Estados del Bienestar. Sí, Estados del Bienestar fuertes que aminorasen las desigualdades sociales y limaran las tensiones políticas: control estatal de algunos sectores estratégicos, existencia de una banca pública, servicios sociales, Educación y Sanidad públicas... Y funcionó. Una pizca de comunismo suave por aquí, otra de capitalismo controlado por allá, algo de democracia... y salió la Unión Europea. 
Pero la cosa degeneró. Degeneró por ambición y avaricia de unos pocos egoístas que siempre quieren más. El capitalismo más salvaje cogió aire en los 70 con la crisis del petróleo y se lanzó a la ofensiva en los años 80 con la oleada neoliberal. Comenzó por Inglaterra... y poco a poco fue conquistando el Viejo Continente. La caída de la URSS dejó las manos libres. Ya no tenían nada que temer, aunque esta no hubiese sido precisamente el paraíso terrenal, aún se alzaba como una alternativa. 
El capitalismo especulador, el capitalismo salvaje, el de las burbujas financieras, hipotecarias e inmobiliarias llegó con los años 90 y  alcanzó su cenit al empezar el nuevo milenio. Desbocado, sin control, sin límites, había desarmado al Estado del Bienestar que estaba presto para derrumbarse. Pincharon las burbujas y comenzó la crisis, bueno, crisis es mucho d cir porque los ricos son más ricos, las clases medias y bajas más pobres. Crisis de asalariados, beneficios de buitres de altas esferas. El ataque definitivo a los Estados del Bienestar lo han dado estos años, con la excusa de la mal llamada crisis. Y ¡oh!, ¿qué ha ocurrido al debilitarse y desaparecer el colchón del Estado el Bienestar?  Que las desigualdades sociales, la crisis económica de los de abajo y las tensiones políticas avanzan a pasos agigantados, La ultraderecha, el fascismo, se alza de nuevo en Europa. 

Y quienes pretenden reinstaurar Estados del Bienestar fuertes son tachados de locos, utópicos, extremistas radicales, violentos... 

La salida está clara: o el Estado del Bienestar o la muerte. 

---
D. Aquillué 

*El Estado del Bienestar ó la muerte:  en la Guerra de Independencia Española un lema repetido era "Vencer ó morir", años después los liberales gritaban, llevaban en cintas y escarapelas "Constitución ó
muerte"... ahora lo he actualizado un poco. 

AVERLY




En Zaragoza tenemos, por desgracia, una larga tradición de destrucción de nuestro Patrimonio Histórico-Artístico. Lo que sobrevivió a guerras no soportó la piqueta del ayuntamiento o particulares. El "total son cuatro piedras viejas" se repite en un bucle infinito de casi 200 años. Es la triste realidad. Pero todo Ciudadano Zaragozano que se precie de serlo tiene la obligación de impedirlo, de hacer todo cuanto este en su mano para proteger lo que es suyo, lo que es nuestro, lo que es de todos: nuestro Patrimonio, nuestra Historia, nuestra Ciudad. 
La Torre Nueva, la antigua Universidad o el Foro romano son solo algunos de los ejemplos más sangrantes de lo que hemos perdido. Son los mismos que acabaron con aquello los que ahora nos quieren arrebatar Averly, fundación del siglo XIX, monumento reflejo de la industrialización en Zaragoza. Especuladores, cazurros, insensatos, ya sean constructores o políticos de ayer y de hoy cometen tamaño atentado. ¿Y todo para qué? Para construir más pisos cuando hay miles vacíos y la burbuja inmobiliaria explotó hace tiempo. 
Si finalmente llevan a  cabo la insesatez de derribar Averly, el nombre de quienes lo consientan y lo ejecuten caerá en la ignominia y el desprecio de todos los zaragozanos presentes y futuros, y serán recordados junto a esos bárbaros que destruyeron la Torre Nueva. 
Hoy es Averly... quizás mañana sea la Aljafería, la Seo o El Pilar. Quién sabe, para ellos son "cuatro piedras viejas". 

D. Aquillué

lunes, 26 de mayo de 2014

España: brecha abierta, tiempo de coaliciones...Europa: vientos de fascismo...




España: brecha abierta, tiempo de coaliciones... Europa: vientos de fascismo...

Aún de resaca electoral me pongo a escribir acerca de los sucedido ayer, sin duda histórico, para bien y para mal. Europa se encuentra en la encrucijada entre lo que fue, lo que pretendió ser, lo que es y los caminos que puede tomar para ser una cosa, otra o desaparecer. 

A nivel Europeo las elecciones de ayer han suscitado una victoria de los conservadores, de su austericidio que aumenta la desigualdades y son campo de cultivo perfecto para el fascismo, sí, era reticente a usar dicha palabra a la ligera pero señores, el fascismo no murió en 1945. Ha resucitado de entre los muertos. Dios nos coja confesados. 

Un fascismo alimentado por la crisis y las políticas de recortes que han arrasado los Estados del Bienestar europeos. Esos partidos de ultraderecha, con la sonrisa de Marie Le Pen o directamente con los asesinatos de Amanecer Dorado que llegan al europarlamento. La primera ha arrasado en una Francia donde la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad son borradas de la Historia... quizás porque otros han dejado antes que mueran o languidezcan. Los segundos parecen haber tocado techo en Grecia, pero dejan sangriento y preocupante rastro. En Inglaterra, Dinamarca, Finlandia, Austria, Holanda... sube la ultraderecha también. Su discurso fácil cala: la culpa la tienen los inmigrantes (sean negros, moros, rumanos... o españoles) y por supuesto los sindicatos (y la izquierda). Aderezado todo con ultranacionalismo -la culpa es de fuera, sea inmigrante o Europa- llega a población desesperada. ¿Y qué hace el fascismo? Eliminar a los "otros", eliminar a los sindicatos, eliminar los partidos. Y lo que causa la desigualdad y la precariedad, la miseria y el recorte de Derechos y Libertades: un capitalismo despótico, tergiversado, prostituido, descocado, sin frenos, convertido en pura especulación y fraude -si Adam Smith levantara la cabeza...- es apuntalado. Nuestros antepasados lo vieron por desgracia el siglo pasado. No sé si temer más a los fachas de siempre o a los fascistas que surgen como setas en campo abonado ahora...
Soplan vientos de fascismo y eso da -debe dar a cualquier demócrata- auténtico miedo, pavor, terror. 

Por otra parte, en Europa también hay sorpresas positivas, la Izquierda -izquierda a secas, sin extrema, esa no está en las instituciones, y ni falta que hace- ha vencido en Grecia, país tan castigado por  los desmadres austericidas. 



Y llegamos a España, ¡oh España! Siempre con esa losa del supuesto fracaso de nuestra tradición ilustrada, revolucionaria y democrática ¡oh España! Siempre mirando a esa República Francesa adalid de la Modernidad y la Democracia... ¡oh! ¡Esperad! Que en Francia cada república que han hecho -y llevan 5- ha sido más  de derechas que la anterior ¡solo se salvó la jacobina! y pasaron por el fascismo de Vichy... y ahora retornan a él. ¿Y qué esperamos de la España oscura, fanática y franquista, ahora borreguil del PP? ¡oh España, grata sorpresa!

En vez de virar  a la derecha, vira  a la Izquierda -a secas, sin extremismos, porque repito,esos están fuera, y mejor- y al Centro, o la senda del sentido común. Y ¡oh España bipartidista de Cánovas a Rajoy, de Sagasta a Rubalcaba! ¡Brecha abierta! El bipartidismo está tocado, pero no hundido todavía. Sorpresas que hacen temblar a los de arriba, al establishment inmovilista que ve peligrar sus privilegios políticos y económicos. Suenan trompetas y voces ¿oyes al Pueblo cantar? ¡se acabó este desmán! Ni orgías especulativas, ni desahucios, ni injusta legislación electoral, ni derivas despóticas, ni disyuntiva entre esclavismo o paro... no, Libertad, Igualdad, Fraternidad, Democracia, Pan, Trabajo y Dignidad. Voluntad, Honradez, Solidaridad. Ya basta, porque podemos, sí, podemos, ¡Podemos! Aunque  una derecha que reía y se mofaba ufana no hace ni dos días, se ha lanzado en bloque,cual perro rabioso y armada hasta los dientes, contra los brotes verdes que dan alas a las esperanzas...

Ahora, sin dejar la concienciación y movilización -ahí sigue la gran abstención-, sin callar, sin reblar, sin rendirnos, paso a paso, ¡diálogo! ¡unión! ¡sentido común y honradez! Es hora de coaliciones. Sí, porque una cosa serán las elecciones municipales y autonómicas que  son mil mundos, uno por cada localidad...peor ¡ay! ¡Vérselas con las circunscripciones provinciales tergiversadoras de la Democracia! Las elecciones generales son una batalla tremendamente difícil, favorable al bipartidismo y sus intereses económicos... y desfavorable a la participación democrática. Necesitamos, es imperativo, coaliciones electorales ¿Qué coaliciones? Pues necesitamos por lo menos dos, una de centro o centro-derecha y otra de Izquierdas. Y digo coaliciones, coaliciones meramente electorales, luego cada uno libre, y ya se verá. 

- Coalición de Centro: UPyD + Ciudadanos
- Coalición "Frente Democrático por un Proceso Constituyente": IU + Podemos + Equo + Compromís + Cha + Partido X...

¿Cuáles deberían ser los objetivos de estas coaliciones? Dos primordiales: 1- Hacer que la Ciudadanía viva mientras se decide qué sistema queremos (paralización temporal de recortes y desahucios) 2- Forzar unas Cortes Constituyentes electas por circunscripción única y abiertas a participación ciudadana. 

Y bueno ¿qué ocurre con el PP y el PSOE? Con el PP no sé, a mi me dan ganas de mandarlo al mismísimo infierno... ¿pero qué pasa con su ala derecha que da cobijo a esa ultraderecha latente en España? Igual se unía a la que se está gestando fuera de él... pero eso da miedo... Hay que solucionar esta crisis. Mientras el sector más moderado del PP podría recalar en UPyD creo que sin traumas... Con el PSOE... ¡quién te ha visto y quién te ve! Ahora va camino de su completa autodestrucción... pero socialistas ¡aún tenéis esperanzas! Haced una Revolución de base contra el aparato de partido y traedlo de nuevo a la Socialdemocracia y la Izquierda o forzad una escisión. 

Esperanzas y miedos... se conjugan a partes iguales. Intentemos guiarnos por las primeras. 
Por un Proceso Constituyente, por más  y mejor Democracia, por el Futuro: Voluntad, Honradez, Solidaridad. 

---

D. Aquillué. 

martes, 20 de mayo de 2014

Luchadores por el sufragio universal

Desde 1789 -sin contar los "niveladores" de la Revolución inglesa del XVII- se han derramado torrentes de sangre en las calles, en las barricadas, en las plazas y en los campos de batalla, ríos de tinta en periódicos y folletos, derrochado oratoria en tribunas parlamentarias y en cafés... todo por conquistar el sufragio universal. Y solo contando el largo siglo XIX, ya son demasiadas las personas luchadoras por conseguir este precioso Derecho. 

Jacobinos y sans-culottes de la Revolución Francesa, cartistas británicos, republicanos españoles y franceses, comunards de 1871, sufragistas británicas, Marat, Robespierre, Riego, la Milicia o Guardia Nacional, los cantonalistas de 1873...























lunes, 19 de mayo de 2014

Si no votas, ganan ellos, perdemos nosotros



Si no votas, ganan ellos, ellos son los tiranos que nos oprimen, los déspotas que gobiernan a golpe de decretazo y de espaldas a las Cortes y, lo que es peor, de espaldas a la Sociedad. Hay que votar para evitar que vuelvan a gobernar porque si tienen mayoría se creerán con legitimidad aunque no la tengan, se creerán que son apoyados aunque no lo sean, y harán y desharán a su antojo, arbitrariamente como hasta ahora, y nos seguirán jodiendo a nosotros, a todos. Les dará igual todo, escudarán en “su mayoría”, se arroparán de “legitimidad democrática” aunque violen la Democracia. Por ello, para echarlos, para poder sobrevivir hay que votar, votar contra ellos. Si no te afectan sus recortes y sus mentiras… sencillamente es que no vives en España o eres de una elitista minoría. 

Por favor, por lo que más quieras, vota (pero no al PP). 

Razones para votar el 25 de mayo:
- Porque son elecciones europeas: hay que votar contra Merkel (y el PP) que son quienes aplican los recortes, los que nos hunden aún más en la crisis, los que quieren una Europa de dos velocidades con un sur empobrecido y mano de obra barata. 
- Porque son elecciones con circunscripción única (a nivel nacional): esto significa que estamos más cerca del ideal democrático 1 Ciudadano = 1 voto, y no como en las elecciones generales a Cortes en que la circunscripción provincial adultera brutalmente el voto, prostituyendo el sistema democrático. 
- Porque si te abstienes, si votas en blanco o incluso si votas nulo eso no tiene su reflejo, porque esas papeletas ni ocupan escaños ni hablan.
- Porque estas elecciones se leen también en clave nacional, un plebiscito a las políticas destructoras del gobierno del PP. Si les favoreces quedándote en casa o votando en blanco serás de su "mayoría silenciosa". 
- Porque es un medio para cambiar las cosas, y no estamos en disposición de rechazar ninguno de los medios que se nos ofrecen para cambiar esta situación de locos. 
-Porque si no votas desprecias e insultas  tantas personas que a lo largo de más de 200 años han derramado su sangre por al conquista y defensa del sufragio universal. 
Yo prefiero buscar alternativas, llamadme utópico ¿tú qué dices? ¿o acaso eres un egoísta?¿masoca quizás? ¿insolidario? ¿millonario?

Hay mucho en juego.


---
D. Aquillué

martes, 13 de mayo de 2014

Democracia, perdónalos porque no saben lo que hacen


El mayor cambio, la mayor revolución, el mayor progreso en la Historia de este país (1931) no vino de una revolución sangrienta, ni de una guerra, ni de unas masas en huelga, no, vino de las urnas, del poder del voto. 

La mejor revolución, el mayor progreso, es el que se hace incruenta y democráticamente (y con un proceso constituyente)

Los que quieren ver pistolerismo, las guillotinas, los asaltos al palacio de Invierno, un caudillo salvador, un cirujano de hierro, el fin de los políticos y la política, la sustitución de las palabras por las armas... más allá de meras retóricas... no son conscientes de lo que dicen. 

Democracia, perdónalos porque no saben lo que hacen. 

Revolución = votación en masa en favor de quienes apuesten por un proceso constituyente = Cortes Constituyentes convocadas por sufragio universal y circunscripción única y referendos para las cuestiones claves en la construcción del sistema. 
Esta es mi esperanza.

Voluntad, Honradez, Solidaridad.


sábado, 10 de mayo de 2014

Del "justo medio", liberales y abusos públicos de la Historia



De esto que enciendo la tele y veo que Esperanza Aguirre y Bono (y ZP, la Botella, Rosa Díez...) presentan y avalan el nuevo libro del periodista Pedro J. Ramírez referido al Trienio Liberal (1820-1823)... de eso que veo -ojeé el libro, tendré que leerlo para criticarlos más en profundidad- que las culpas de que Fernando VII diera su cuarto golpe de estado ayudado por 100.000 bayonetas extranjeras y derogase el segundo intento de establecer un régimen representativo en España fue culpa... de aquellos liberales que precisamente pretendían implantarlo, al menos de esa facción "exaltada". 
Un discurso que me suena mucho...precisamente porque moderados y conservadores -y sus evoluciones del XX- lo llevan repitiendo concretamente desde 1823...

Y claro, como iban a desaprovechar los políticos presentes tamaña ocasión, puesta en bandeja, para hacer un brutal abuso público de la Historia. Faltartía más. 
Hay que buscar la tercera España dicen, como si la Historia de España se redujese siempre a una peculiaridad fratricida innata porque sí. Y claro, quién mejor que ella (Espe) para representar esa tercera España, viene a decir (y se suma Bono). 
He aquí toda una "novedad"... el "justo medio"... que viene repitiendo la derecha para representarse como tal... desde hace 170 años... maravilloso. 
Pedro J. dice que Calatrava buscaba la transacción entre Antiguo Régimen y el Liberalismo... menos mal que era de la tendencia progresista poco dispuesto a ello...pero por lo que se ve él prefiere pegar patadas a la Historia. Si los liberales hubiesen transigido (contra)reformas conservadoras, no se hubiese descarriado todo...

Y claro, para ellos, la solución de ayer y de hoy, del pasado y del presente, pasa por el "justo medio" de Martínez de la Rosa, un justo medio que yo veo siempre demasiado poco centrado y muy descentrado.. a la derecha.
Y estoy muy enfadado, por si no se nota. 
A la Historia del XIX no que no me lo toquen de estas formas.
---
D. Aquillué.

viernes, 9 de mayo de 2014

Mayo de 1814: golpe de estado, represión y desastres del absolutismo



El 4 de mayo de 1814 el rey Fernando VII decretaba que las Constitución Española de 1812 y toda la obra legislativa de las Cortes eran "nulas y de ningún efecto". Con el apoyo del general Francisco Javier Elío, el monarca daba este golpe de estado contra la legalidad constitucional. contra el primer régimen representativo de la Historia de España.
Siete días después, la noche del 10 al 11 de mayo de 1814 en Zaragoza, alrededor de trescientos labradores armados se dirigieron por el Coso hacia las ruinas del Convento de San Francisco, donde se encontraba una placa recordando la Constitución. Picaron la placa constitucional, arrancaron los pedazos y a continuación los arrojaron al Ebro. También quemaron varios ejemplares impresos del texto constitucional, a la par que colocaban carteles con vivas al rey y la religión. 

Fernando había regresado, liberado por Napoleón, a España a fines de marzo de aquél 1814. Mientras él, y su hermano Carlos estaban "presos" en Valençay, en territorio hispano se libraba una cruenta guerra de seis largos años. Fernado VII felicitaba a "Su Majestad Imperial" por sus victorias en España y el resto de Europa, a la vez que le solicitaba la mano de alguna de sus hermanas. También jugaba al billar y daba fiestas en el palacio francés donde estaba "cautivo". Su hermano, el infante don Carlos se conformaba con pasar los días rezando. En la Península Ibérica por contra corrían torrentes de sangre en nombre de un rey "deseado" y/o de la Religión y/o la Patria y/o la Nación y/o la Libertad... o simplemente por sobrevivir y defender sus casas familias. 

Como digo, el rey retornó (los Borbones tienen esa manía) pero no estaba  dispuesto a ceder su poder absoluto. Ignoró el recorrido que las Cortes le habían impuesto para que llegase cuanto antes a Madrid y jurase la Constitución Política de la Monarquía. En vez de ello, acabó en Valencia donde, el 4 de mayo efectuó su golpe de estado. 
No era el primero. Fernando VII era -y sería. todo un experto en conspiraciones y felonías. En octubre de 1807 ya había intentado derrocar del trono a sus padres, Carlos IV y María Luisa, en la llamada conjura de El Escorial. Le salió mal y para evitar el castigo delató rápidamente a todos sus cómplices. En al siguiente ocasión tuvo más suerte, y en el motín de Aranjuez de marzo de 1808 se hizo con la corona. 
Tras el golpe del 4 de mayo del 14, Fernando VII fue el rey más absoluto -despótico mejor dicho- que ha tenido la corona española. Afrancesados y liberales fueron perseguidos, encarcelados y ejecutados. Los que tuvieron suerte pudieron partir rumbo al exilio, fundamentalmente a Londres. El terror absolutista fue inmisericorde. El retorno al absolutismo supuso no solo la parálisis política y social, sino al económica. A los desastres de la guerra se unían los del despotismo. 
Se sucedieron pronunciamientos liberales que intentaron restablecer la Constitución... pero solo consiguieron engrosar el martirologio liberal. Al fin, tras un nuevo pronunciamiento fracasado -el de Riego-, triunfó la Revolución en marzo de 1820. En los tres años del Trienio Liberal, Fernando VII no dejó de conspirar e intentó un primer golpe de estado el 7 de julio de 1822, luego pretendió levantar el pendón de la guerra civil en Cataluña y, finalmente, recurrió a un ejército extranjero de 100.000 bayonetas para acabar con el régimen constitucional y quienes le apoyaban. De nuevo volvieron los cadalsos en aquél 1823. Y Fernando se convirtió en el rey felón. 



---
D. Aquillué


viernes, 2 de mayo de 2014

¿Quiénes salieron a la calle el Dos de Mayo de 1808?



Chisperos, majas, prostitutas, presos de la Cárcel Real –que luego regresaron a ella-, pequeños artesanos y aprendices, jornaleros, mendigos, vendedoras ambulantes, algún fraile... y la honrosa excepción de los militares que defendieron Monteleón. Esto es, lo más bajo de la sociedad, lo más bajo de las clases populares urbanas que aquél día estaban en Madrid. Unas pocas miles de personas. Los aristócratas, los comerciantes de levita, los militares, los empleados de la administración real, y la junta de gobierno dejada por Fernando VII, quedaron expectantes pero no neutrales: deseaban que las tropas napoleónicas –y españolas- acabasen  con esa “chusma”, ese “populacho”, esos amotinados que empezaban matando franceses y quién sabe si acabarían pidiendo locuras como abolición de impuestos injustos, la bajada del precio del pan  o la cabeza del Rey. “¡Válgame Dios!” exclamarían muchos cuando desde las ventanas de sus palacios vieran a un descamisado dando navajazos a un  dragón imperial o escuchasen los tiros de la refriega.
No fue un levantamiento generalizado, ni siquiera de “el pueblo”, sino de una parte de él, y fue espontáneo, por eso lo temieron tanto las clases acomodadas y por ello aplaudieron a  rabiar cuando fue sofocado a sangre y fuego, cuando al anochecer se entraba en el 3 de mayo y solo se oía en Madrid el ruido de las descarga de fusilería en cada fusilamiento, nobles, altos cargos y grandes comerciantes respiraron tranquilos. Murat les había salvado esta vez, la chusma incontrolada estaba donde tenía que estar, abajo y callada.
Aquello, que fue un motín espontáneo, una explosión de ira popular contra quienes veían culpables de todos sus males –en el siglo XIX no había comenzado muy boyante la economía que digamos y la alianza con Napoleón contra Inglaterra había sido un desastre a raíz de Trafalgar- y además les exigían el mantenimiento de los miles de soldados acantonados en la capital y sus inmediaciones. La chispa había sido el famoso “¡Se nos lo llevan!” y la defensa de una realeza que esperaban, deseaban, creían en su imaginario, se comportaba y comportaría de forma paternalista hacia ellos, y si se torcía era por culpa de malos consejeros –Godoy- o influencias extrañas y extranjeras –Napoleón-.
La Guerra contra Napoleón “el tirano de la Europa”, llamada años después “Guerra de Independencia”, se inició a fines de mayo cuando se conocieron las abdicaciones de Bayona del día 6, en las cuales, de una forma vergonzosa, los reyes –Carlos IV y Fernando VII- se habían vuelto a enzarzar en disputas para acabar finalmente abdicando su poder soberano como monarcas absolutos en Napoleón, y este en su hermano José, José I de España a partir de entonces. Entre el Dos de mayo en Madrid y la formación de juntas y los primeros enfrentamientos bélicos de junio nada ocurrió –excepción del bando de los alcaldes de Móstoles-. Cuando una parte sustancial de las autoridades, los aristócratas, los burgueses y los mandos militares consideraron inaceptables las renuncias de Bayona –otros las aceptaron, los afrancesados y josefinos-, entonces avivaron a un pueblo ya caldeado para la sublevación contra Napoleón o bien fue al revés, el pueblo  presionó desde abajo a sus autoridades. Y así, se formaron juntas. Y así se inició el “Levantamiento, Guerra y Revolución en España”.

---


Nota presentista: es divertido imaginar cómo darían la noticia del motín del Dos de Mayo ciertos periódicos "liberales" actuales... seguro que los amotinados eran "terroristas violentos"...como poco jaja
---

D. Aquillué.