miércoles, 26 de agosto de 2015

Europa ¿y la pérdida de Valores?

¿Qué está pasando en Europa para que haya escenas de inhumanidad que nos traen al presente actitudes y actos de tiempos oscuros?
Qué profunda tristeza me produce la nula empatía, la desaparición de la Solidaridad y el auge de la maldad....

Europa tiene un deber moral y humano con los miles de refugiados que llegan, bien porque:
1- Tenemos parte de culpa y responsabilidad en lo que está sucediendo, por razones políticas, económicas y/o históricas.
2- Porque somos "cuna de la Civilización", de los Derechos y Libertades, tenemos supuestamente una superioridad moral.
3- Por ambas.
Por tanto, no hay excusa posible, tenemos un deber moral y humano inexcusable.
No sufrir por el prójimo y no intentar ayudarlo es inhumano. Y no hay vuelta de hoja.

miércoles, 5 de agosto de 2015

5 de agosto de 1835: un episodio de la Revolución Liberal


Fragmento del texto: "La violencia desde el liberalismo 1833-1840", Daniel Aquillué Domínguez:

"España estaba en revolución en el verano de 1835. En Barcelona las clases populares se habían lanzado a las calles, primero quemaron conventos y mataron frailes, después atacaron máquinas[1] y arrastraron a la autoridad militar. El 5 de agosto de 1835, el general Bassa, 2º al mando de Llauder, regresa a Barcelona desde el frente con intención de poner orden, de reprimir el movimiento revolucionario iniciado el 25 de julio y con la creación de una junta el día 30. Habiendo dejado una columna en las inmediaciones de la ciudad, entra en ella con una escolta en la mañana del 5. El ayuntamiento y la Milicia piden su dimisión, que no acepta. Poco después, un grupo entra en Palacio y asesta varios tiros a Bassa “y fue arrojado por una ventana á la plaza, de allí fue arrastrado hasta la oficina de policía, á la que atacó la gente, y el fue quemado con los papeles de aquella en donde no quedó ni un clavo, sucediendo lo mismo en sus dependencias”. 

Cuestión sobre la que la Revista Española-Mensagero de las Cortes y el Eco del Comercio –ambos de tendencia liberal avanzada- se limitan a informar, mientras que el ministerial La Abeja habla de que “ese militar valiente” fue “asesinado á la voz de muera el tirano”, siendo ello “precipicio de la anarquía”[2]. No solo había sido asesinada la mayor autoridad existente en Barcelona en aquél momento, sino que su cadáver había sido arrojado por la ventana, ultrajado, arrastrado por la Rambla y quemado, “atrocidades increíbles en su cadáver” que escribe un horrorizado Alcalá Galiano. Y ojo al detalle, quemado con el mobiliario de una comisaría de policía asaltada, policía creada por el absolutismo fernandista para el control social. Además, otras comisarias y garitas del cobro de portazgos fueron asaltadas por la multitud, lo que da imagen de quienes estaban detrás y sus objetivos, que los tenían muy claros, la multitud no era ignorante y aleatoria en sus actos, tenía objetivos definidos."





[1] El tema de la quema de la fábrica de Bonaplata, con máquinas de vapor, el 5 de agosto de 1835 resulta interesante de ver. Los liberales, todos, coinciden en escandalizarse ante ello –más que ante cualquier muerte- por ser un ataque a la sacrosanta propiedad y al Progreso, nada menos. Señalan  que el ataque fue producto del “alucinamiento” que hicieron sobre el pueblo barcelonés –“chusma” en este caso- bien pequeños artesanos o empresarios sin maquinaria que se sentían amenazados –calificados de “pequeños egoístas”-, bien jornaleros que creían que las máquinas les quitaban trabajo. Distintos artículos en la prensa hacen un despliegue en defensa de las máquinas como creadoras de trabajo y critican duramente su destrucción, comparándolo con el movimiento ludita inglés y el ataque a máquinas en la revolución francesa de 1830. Véanse Revista Española-Mensagero de las Cortes, 10 de agosto de 1835, núm. 163 y 13 de agosto de 1835, núm., 166; Eco del Comercio, 12 de agosto de 1835, núm. 469; El Catalán, 30 de julio de 1835, núm. 211.
[2] Revista Española-Mensagero de las Cortes, 12 de agosto de 1835, núm. 165 y 16 de agosto de 1835, núm. 169; Eco del Comercio, 12 de agosto de 1835, núm. 469.

Nota 1: Sobre el tema de la Barcelona de esta época se pueden consultar diversas obras del historiador Manuel Santirso. Online se puede consultar su Tesis: http://www.tesisenred.net/handle/10803/4810

Nota 2: Las imágenes que utilizo las he sacado de: http://www.altresbarcelones.com/2007/11/al-tirano-basa.html